¿Neo Bank en Chile?

Durante el 2018 corría el anuncio de la apertura del primer neobanco ( omni bank ) en Chile muestra que el mundo financiero comienza, tímidamente, a ponerse a tono con la digitalización y, posiblemente, sea la partida de una mayor oferta de tecnologías financieras en el mercado local que beneficie a nuevos y tradicionales clientes.

Estas plataformas bancarias para público general cuentan con dos modalidades: neobancos y los challenger banks . El primero opera 100% en una plataforma digital o móvil. No cuenta con licencia de banco, pero suelen tener como socio a un banco tradicional, para ofrecer servicios financieros. Un símil del neobanco en Chile fue TBanc, la banca móvil y de internet de BCI que operó durante 20 años. Un adelantado a su época. El challenger bank es una entidad totalmente nueva con varios servicios online sin apoyo de la banca tradicional. Están más “fuera del sistema”, pero son sumamente competitivos. La prensa los ha bautizado “Uber bancos”.

La mayoría de estas instituciones nuevas se encuentran en el Reino Unido, básicamente porque no es un mercado tan saturado de entidades bancarias, como sí lo es EE.UU., y porque es un mercado financiero altamente digitalizado. Además, luego de una serie de reformas en 2017, el mercado bancario británico se abrió a nuevos postulantes que han aprovechado la oportunidad y las bajas barreras de entrada que otorgan las plataformas digitales.

Lo otro que debemos acotar es que todas las aplicaciones de estas entidades son de una capacidad de uso pocas veces vista, con manejo simple e intuitivo. Nacieron en la era digital y fueron desarrolladas por esta generación. A la banca tradicional le haría bien mirar lo que aquí se está desarrollando.

Uno de los primeros challenger banks fue Monzo (https://monzo.com). Se identifica como un banco que opera solo en el móvil. Entre sus beneficios cuenta con una tarjeta de débito (MasterCard) que se puede usar internacionalmente. Tampoco hay costos asociados a su uso (hasta 200 libras). Cuenta con una billetera virtual, y clasifica los gastos por áreas permitiendo a la persona saber exactamente cuánto desembolsó en el comercio, comida, bencina… Ordena las finanzas personales y entrega acceso al banco 24/7.

Otro challenger bank es Atom bank (www.atombank.co.uk). Es de las entidades digitales que más han crecido en el mundo. Tanto interés ha generado que el BBVA compró una gran participación (39%) en la entidad. En la prensa inglesa se habla del “Uber bank”, por sus bajos costos de mantención, tasas de interés más beneficiosas del mercado y por su aplicación que entrega al instante todos tus gastos operacionales. También categoriza los desembolsos, de manera que la persona puede saber exactamente en qué ha gastado su plata.

Desde su inicio en San Francisco, California, en 2014, Chime Bank (www.chimebank.com) se levantó como uno de los líderes de la neobanca digital en Estados Unidos. Su socio es Bancorp, que lo apoya con las cuentas de depósito. No cobra sobregiro, comisiones mensuales, ni transacciones internacionales, ni retiros de cajero automático. Lo otro novedoso es que la persona puede establecer un mecanismo de ahorro automático. Por ejemplo, si se compra un café por 1.250 pesos, permite redondear el monto a 1.300 y los 50 pesos van a parar a la cuenta de ahorro.

Otros alumnos destacados en la categoría de los neobancos han sido Empower ( https://empower.me) y Aspiration (www.aspiration.com/summit). Ambas instituciones son las de mayor crecimiento en Estados Unidos, sumando aproximadamente más de un millón de usuarios cada uno, haciendo transacciones y operaciones que antes realizaban con los bancos tradicionales. El mundo bancario se está moviendo y el 2019 promete ser el año de los neobancos y challenger banks .

Si nos fijamos en las tendencias que están surgiendo en el mundo de la banca, podemos detectar una que destaca claramente: el auge de fintech que quieren ser (o parecer) bancos.

Dentro de esta categoría se enmarcan muchas startups fintech que buscan convertirse en los nuevos players que revolucionen el sector bancario. Después de la crisis del año 2008, surgió una oportunidad debido a la baja estima que se tenía de las entidades tradicionales. Una circunstancia que rápidamente supieron aprovechar este tipo de actores.

Estas empresas emergentes ofrecen una nueva imagen, un servicio completamente tecnológico sin el complejo legado con el que cuentan los grandes actores del ecosistema en esta materia. Ofrecen una experiencia completamente móvil (sin tener que ir a una oficina), y con productos y servicios diferentes que ofrecen una ventaja clara para los usuarios…. Y, además, sin cobrar comisiones. Pero existen dos maneras diferentes de implementar este concepto: Los Neo Banks y los Challenger Banks.

¿Qué es un Neo Bank?

Los Neo Banks son aquellas startups fintechs que ofrecen una experiencia 100% móvil de banca, al asociarse con un banco tradicional para gestionar las operaciones, que es realmente el que se encarga de los temas como el cumplimiento normativo, las políticas de KYC y todos los procesos, controles y restricciones a los que están sometidos.

Esto hace que el Neo Bank pueda ofrecer un front-end con una experiencia de uso superior al que ofrecen sus competidores. Sin embargo, el tomador del dinero es una entidad financiera con la que llegan a acuerdos para poder ofrecer estos servicios financieros.

Para el usuario final, la sensación es de operar con una entidad financiera, pero realmente no tienen control sobre el dinero del usuario y son más un tercer actor que hace de intermediario, poniendo el servicio de alto valor para el cliente y dejando la parte de menor valor a su partner. Buscan ofrecer una combinación de mejor servicio y precio, que lo consiguen al escuchar de cerca a su usuario, centrarse en un nicho vertical muy específico (banca para jóvenes, para micropymes…)

¿Qué es un Challenger Bank?

Los Challenger Banks, por el contrario, son aquellos que pretenden conseguir una licencia bancaria y convertirse en una nueva entidad que entre en el ecosistema de la banca al poder manejar dinero físico.

Estas startups fintech buscan aprovechar su dominio de las nuevas tecnologías, con un nivel de desarrollo tecnológico elevado y una plataforma mobile first, así como el empleo de nuevas tecnologías como puede ser el Big Data, Machine Learning o la Inteligencia Artificial para poder ofrecer servicios a un menor coste o con características novedosas.

Las ventajas para los usuarios suelen ser varias, desde la atención más rápida y personalizada (utilizando canales como Whatsapp), a la retirada de dinero de cajeros en cualquier parte del mundo o los pagos en el extranjero sin comisiones.

Además, buscan atraer a un público joven, desconfiado en las entidades tradicionales, por lo que ofrecen formulas específicas de alto valor para su cliente, con propuestas como pueden ser nuevos modelos de precios, nuevos servicios o diferentes maneras de plantear los mismos.

¿Cuál es la diferencia entre Neo Bank y Challenger Bank?

La principal diferencia es de propósito y de licencia bancaria. El propósito de los Neo Banks es ofrecer servicios de alto valor para los usuarios, mediante una colaboración con una entidad tradicional, ofreciendo una experiencia mobile-first y un lenguaje cercano a su target. No buscan gestionar el dinero de los usuarios en el sentido tradicional.

Los Challenger Banks, por el contrario, quieren convertirse en entidades bancarias, para lo cual deben obtener una licencia que les permita gestionar el dinero físico de los clientes y operar como un banco tradicional. Ofrecen productos innovadores y prometen bajas (o ninguna) comisión.

La clave es, por lo tanto, la licencia bancaria, que para poder obtenerla es necesario cumplir una serie de requisitos establecidos por el Banco Central Europeo que certifican que son merecedores de poder operar con el dinero de los clientes.

Open chat
WhatsApp
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?